Memes y música, el caso de Little Dark Age


Cómo un meme de nicho de Tik Tok muestra la naturaleza del Fascismo.

En 2018, MGMT volvió a sacar un disco tras 5 años de inactividad tras su último trabajo, el homónimo MGMT de 2013, triunfando y consiguiendo varios éxitos rotundos como When You Die o Me and Michael. Pero entre todo el disco hay una canción que ha sobresalido entre las demás, el bombazo que ha casi eclipsado al resto del disco y que se ha convertido en los últimos meses en una canción viral en Tik Tok, la canción Little Dark Age.

La canción de MGMT es pegadiza, oscura, pero sin ser siniestra, y antigua pero nueva a la vez. Es un sonido hecho para crear nostalgia, un pop que nos puede recordar al rock gótico de los ochenta. Sus letras, que también exudan nostalgia, tratan sobre la decadencia, sobre estar pasando un bache, de no ser tú mismo y de sufrirlo con desesperación. Y bien, ¿Por qué esta canción está siendo tan usada por el fascismo ¿Por qué hay miles de montajes con esta canción sobre el pasado imperial de Estados Unidos, de Reino Unido, de Portugal o de España? ¿Por qué es tan usada como una defensa al islam, al Cristianismo o al Protestantismo? ¿Por qué se usa tanto para ensalzar los regímenes de Hitler, Mussolini o Franco?


Para entender este fenómeno hay que entender el formato del meme. Los montajes, que empezaron en Tik Tok y se han popularizado en YouTube, comienzan planteando un panorama de angustia y de decadencia para después pasar a un pasado glorioso, una época dorada que es anhelada. Este proceso se puede aplicar a todo. En nuestras vidas o en cualquier historia, el ser humano tiende mucho a idealizar y a mitificar eventos del pasado. Este formato comenzó a usarse en todo tipo de subculturas de Internet, desde el mundo de los videojuegos al anime, películas y series. Pero tras un tiempo, empezaron a ver montajes en torno a las historias nacionales de países concretos. Basta con hacer la prueba. Si uno busca Little Dark Age añadiendo el país de su elección, aparecerá un montaje enalteciendo el maravilloso pasado comparándolo con el decepcionante presente. Aquí es donde entre la extrema derecha y el fascismo.

Cuando fui consciente de la existencia de estos montajes tenían poco más que miles de visitas, ahora tienen cientos.  Si te vas a Estados Unidos el pasado glorioso se suele referir a Reagan, los ingleses alaban su pasado colonial, Alemania adora al nazismo o a Bismarck, Italia al Imperio Romano y a Mussolini, y España como no, a su pasado imperial y al Franquismo. Lo que voy a decir a continuación es un poco una conexión que parece sacada de una mente febril, pero, como dije antes, este tipo de formato proviene de algunas subculturas de internet que han influido enormemente a este fenómeno, especialmente la de Warhammer 40K, un juego de maquetas, videojuegos y comics que está situado en un futuro distópico en el que un gran imperio galáctico se defiende ante hordas de alienígenas y demás heréticos.


¿Y por qué cojones estoy contando esta partida? Hay una frase bastante común entre los soldados de susodicho imperio galáctico. Cuando los marines del caos, una sección que defiende la herejía pregunta a los marines imperiales que cómo se sienten al defender a un imperio en decadencia, estos le responden, “eufóricos”. Y es este el sentimiento clave para entender a los fans y creadores de estos montajes. Se sienten guerreros sin espada, como defensores inconsolables de lo bueno ante el caos que se cierne sobre el mundo occidental. Para ellos lo ideal sería volver al cristianismo, o incluso a cualquier religión tradicional. Hay un deseo de orden ante lo complicado, un terror profundo ante movimientos como el feminismo, el antirracismo o el movimiento pro LGTBI. Y es que estos memes son profundamente masculinos, es el deseo no confeso de muchos hombres de volver a un pasado que no existe, a una idealización en el que poder estar a gusto y a una situación que los tenía como sujeto legítimo de la historia. Eso se confirma cuando vemos qué es lo que se idealiza del pasado, la temática siempre es militar o de corte imperial. Cuando se valora el Imperio Romano, se tiene en cuenta su extensión, su poder imperial, sus luchas contra los guerreros bárbaros, pero nunca sus avances en ingeniería o en cultura. Para estos hombres, el pasado solo es valorable en términos bélicos. No tienen ningún interés en la historia, sino en el mito...

He de insistir en que la mayoría de los montajes con Little Dark Age son inofensivos, de hecho, los montajes de corte fascista o tradicional son una minoría en torno a la cantidad ingente de montajes que existen. Y tampoco hay que echarle ninguna culpa claro está, a MGMT. Sin ir más lejos, uno de los cantantes admitió en la Rolling Stone que la canción se escribió motivada por el ascenso de Donald Trump a la presidencia. Irónico cuanto menos.

En conclusión, los montajes de extrema derecha con Little Dark Age muestran algunos puntos claves en torno al fascismo. La idealización sobre la realidad, lo bélico por encima de todo, el pasado es mejor, el presente está siendo arruinado por las minorías, y hace falta una élite fuerte que tenga una fe inquebrantable para luchar con fe ante una realidad podrida. Ante todo esto, que menos que citar a un verdadero patriota.

Los más de los que se llaman a sí mismos tradicionalistas, o sin llamarse así se creen tales, no ven la tradición eterna, sino su sombra vana en el pasado. Son gentes que por huir del ruido presente que les aturde, incapaces de sumergirse en el silencio de que es ese ruido, se recrean en ecos y retintines de sonidos muertos.

Miguel de Unamuno, En Torno al Casticismo.



Escrito por Juan de la Fuente.
RRSS: @AdoboSound /