Entrevista a Cabiria

En esta época en la que el ocio y los viajes parecen haberse extinguido, Cabiria nos trae su inminente nuevo disco Ciudad de las dos lunas, publicado por El Volcán Música. Y es un auténtico viaje lleno de italodisco y pop bailable, que nos traslada a las tardes muertas viendo videoclips en los canales de música a principios de los 2000 y a lugares que solo hemos visitado en la falsa nostalgia colectiva, de la que reniega la artista. Sobre viajes, saxofones y el destino del pop se sienta a hablar con Dani Alcaide (Dani Renton).

¿Has hecho algún viaje en crucero? Suelen dar lugar a anécdotas fantásticas. Y, a veces, a alguna que otra intoxicación.

Hice un par cuando era pequeña, con mi familia. No me gustaban especialmente, me parecía muy agobiante tener tan poco tiempo para visitar las ciudades en las que paraba. Pero me fascinaba el ambiente, el bingo, los salones de baile... Era un mundo paralelo de fantasía flotante. 

¿En qué momento se convirtió Eva Valero en Cabiria?

En el 2016, cuando saqué mi primer EP C’est Lindy On.

En los últimos años, la música pop parece haberse asentado muy bien dentro de la industria independiente. Sonidos que podrían parecer más propios de radios comerciales ahora provienen de gente que hace música en su propia habitación con un nivel de producción que nada tiene que envidiar a la música comercial. ¿A qué crees que se debe este fenómeno?

Creo que tiene bastante que ver la dictadura de las playlists de Spotify. Tengo la sensación de que los artistas ahora buscamos orbitar en torno a una radiofórmula, con canciones de un máximo de 3 minutos sólo para tener la aprobación del Señor Spotify. Ahora mismo me siento cómoda haciendo este tipo de música, pero luego me doy cuenta de que, inconscientemente, he llegado al pop solo por esta razón, y es desmoralizante.

Si pudieras ponerle la banda sonora a una película que ya existe, ¿Cuál elegirías? ¿Por qué?

Me es complicado separar las películas de las bandas sonoras con las que las he visto, creo que no podría elegir. 

¿Crees que una cafetería discoteca tendría éxito? Nada de alcohol, solo café (salvo en el irlandés) y música de baile.

Por mi parte me parece un planazo tener una cita con un donut y un café en la mano. La cara llena de mermelada y un foco iluminándote.

Hay algún que otro saxofón épico en tus canciones. Imagina que, por el motivo que sea, tus canciones llegan a Kenny G. y quiere tocar contigo.

La verdad es que estoy contentísima con mi saxofonista actual, me gusta más que Kenny G.

Desde el lanzamiento de tu anterior LP, C’est Lindy On (2017, FIKA013, DW55), tus singles han ido evolucionando hacia un sonido que sin duda podríamos calificar como italo-disco, y que han quedado bien patentes con Disco-Café y Lejos un rato. ¿Qué podremos encontrar en tu inminente nuevo disco? ¿Nos transportará a los 80?

En mi nuevo disco podréis encontrar sonidos y melodías de varios géneros que he ido escuchando los últimos años. Synthpop ochentero, canción melódica italiana, city pop japonés… Tampoco me gustaría que se escuchara como un álbum nostálgico de los 80, no es lo que busco.

¿Has estado alguna vez en Italia? ¿En qué ciudad italiana te gustaría vivir?

Un par de veces. Me encantaría vivir en Roma.

¿Hacia dónde irá la carrera de Cabiria tras el lanzamiento del disco? ¿Hay conciertos a la vista?

Me apetece mucho volver a encerrarme a producir canciones nuevas, y que salgan muchos conciertos con los que pueda presentar el disco.

¡Esperamos verte pronto por Sevilla! 


Podéis escuchar su trabajo en Spotify, Apple Music o YouTube.



Entrevista realizada por Daniel Alcaide.
Fotografía de Silvia Coca.
RRSS: @AdoboSound / @danirenton / @silviacoca_