The Devil Can’t Do You No Harm - Mike Edison & Guadalupe Plata

 

A veces la música nos deja ver su lado más inquietante e impredecible. Así ha sido concebido The Devil Can’t Do You No Harm (2021, EVGLP135), como si de una misa negra se tratase, secreta, alejada de los ojos de Dios y donde la oscuridad del diablo permanece clavando su mirada en los corderitos, saboreando su sangre que en unos instantes será derramada.

Mike Edison, bluesman y escritor neoyorquino se alía con los ubetenses Guadalupe Plata para crear esta obra donde el horror vacui instrumental se apodera de ellos, un escape de esta locura transitoria que llevamos viviendo desde hace un año y que nos traen este LP con sabor añejo, olor a ciénaga, muerte y ritos tribales.

Podemos encontrar en este disco canciones que han versionado y que, sin embargo, hacen suyas, como el diablo que pretende hacerse con todo lo que toca a su paso. Una de ellas es Joshua Fit The Battle Of Jericho, tema con el que abre el disco y que curiosamente es la primera grabación de los Harrod’s Jubilee Singers en los Paramount Records, o el tema Oh mary Don’t You Weep en el que oímos mensajes de esperanza y resistencia de los espirituales negros.

The Devil Can’t Do You No Harm es tradición, son raíces agarradas en este sonido, es un árbol de hoja perenne que solo mira hacia arriba para encontrar algo más de luz para alimentarse, por eso se nutre de otra versión como Go Down moses, canción que podría haber sido sacada de Abierto hasta el amanecer, algo diábolico comparado con la versión de Paul Robeson en la que su potente voz y acompañado de un piano hacen de esta canción una fantástica alegoría sobre la liberación de la esclavitud.

También tenemos canciones como That’s Where I’m At en la que podemos oír el canto desesperado de Mike Edison, una guitarra deliciosa de Pedro de Dios, y el theremín que desata la locura final como si de una peli sobre invasiones alienígenas de los años 50’se tratase.

Todo es una conjetura para volver alzar el sonido rock, blues y el desafiante rhythm and blues, aunque deba pasar por cruce de caminos, pantanos y bosques.

Y recuerda, el Diablo no puede hacerte daño.

Podéis escuchar su trabajo en Spotify o Apple Music.



Escrito por José Antonio Fernández
RRSS: @AdoboSound / @ranapana