Espejismos - Calavera

Hace unas semanas me propusieron redactar con los Adobo Sound, y quien me conoce sabe que yo al adobo nunca le digo que no. Con el indie-pop suavón me pasa algo similar; por eso, para la primera reseña, elegí Calavera nada más escuchar los adelantos de su nuevo LP: Espejismos (2021/ TBC001).

El zaragozano Álex Ortega  nos trae 8 canciones llenas de luz donde algunas resplandecen con más fuerza que otras. En la cúspide se corona Sayonara, y no precisamente por ser la primera de la lista. El viaje onírico de sonidos, en especial sintes y voz, está orquestado con maestría, y conducen la letra de la canción de una manera tan orgánica como brillante; sin duda, una auténtica perla a la altura de los mejores himnos del indie español, y lo mejor es que creo que no exagero.

Lejos de bajar el pie del acelerador, el disco continúa con Ámbar, en colaboración con la siempre impetuosa Amaral. Es innegable el sello de Eva en este tema, lo cual aporta matices muy interesantes, pero puede dar una sensación diferente (más rock) de lo que propone Espejismos en su visión global. No recomendaría empezar por aquí, aunque el tema funciona por sí mismo a la perfección.

Antes del ecuador surgen dos canciones que sí representan la esencia del elepé: En una isla y Huyendo. En el caso de la primera, gracias a una enérgica guitarra rítmica que guía todo el tema, y que hace recordar a los primeros temas de Lori Meyers en Viaje de Estudios; y en la segunda, por los diferentes efectos etéreos de la eléctrica, presentes en todo el material.

Sin embargo, aún teniendo mucha fuerza, ambas quedan eclipsadas por dos singles: Secretos, con un acertado acercamiento al pop convencional, y Malas hierbas, poseedora de un estribillo diseñado para alojarse en la cabeza durante un paseo entero del curro a casa. Sin duda, consiguen ganarles la partida a las anteriores y posicionarse con mayor empaque según continúan las escuchas.

Justo entre ambas parejas de composiciones está No te das cuenta, probablemente la pieza más personal del cantante maño. Con ella consigue hacer llegar, con la suavidad de la melodía de la voz, las mismas emociones que transmite en su historia, algo mucho más difícil de hacer de lo que pudiera parecer, de ahí el enorme mérito. Lástima el tema con el que se cierra el círculo Espiral, ya que no le aguanta el pulso a los demás; no hacían falta ni el autotune ni los 6 minutos, se me quedó cara de vórtice entre tantas vueltas.

Sin duda, este trabajo transporta a Calavera al primer plano del indie-pop; como si una brisa de primavera entrase por la ventana y moviera un hilo de seda.

Podéis escuchar su trabajo en Spotify, Apple Music o YouTube.



Escrito por Álvaro Suárez-Varela.
RRSS: @AdoboSound / @alvaroarshavin