Entrevista a Marta Movidas



Marta Movidas es el proyecto en solitario de Marta España, bajista de La Claridad, que presentó Os castigaré, su primer LP, el pasado 9 de abril. En él, desgrana momentos comunes de una generación preocupada por las relaciones, la salud mental y un bienestar del que parece se nos ha privado, a través de melodías que fluyen entre el punk, el pop, openings de anime y el j-pop, la canción folclórica española y una infinidad de sonidos provenientes de su formación como musicóloga. Hoy, Marta se sienta con Dani Alcaide (Dani Renton) para charlar sobre el disco y movidas sentimentales y afectivas.

¿Hay alguien a quien quieras castigar en particular con el título del LP?

Todas las canciones comenzaron teniendo nombre y apellidos, pero al final cada una de ellas puede reducirse a un arquetipo (mayoritariamente masculino) de comportamiento nocivo o, en cualquier caso, reprobable. Al final, he hablado con algunas amigas de las canciones del disco y ellas también pueden apropiarse de ese discurso, por lo que supongo que gran parte de los chicos merecerían un castigo…

La primera canción que sacaste que formaría parte del disco fue ¿Por qué dices que sólo somos amigos si ni siquiera somos amigos?, un gran primer tema que evoca a aquellos amores adolescentes fugaces (y otros actuales, pero ya mucho más conscientes). ¿Has dado muchas segundas oportunidades?

Creo que bastantes, aunque cada vez menos. Al final, quiera o no, siempre tengo ese toque maternalista pseudo-pedagógico, y las segundas oportunidades suelen ir de la mano de “seguro que ha aprendido o, si no, yo le voy a enseñar”. No sé si la gente cambia o no, pero ser la madre de alguien no es mi papel: cualquier ser humano con pelos en todas partes de su cuerpo tiene que venir aprendido de casa.

¿Qué solías escuchar mientras componías las canciones del disco? ¿Había algún/a artista en particular?

Pues me dio muy fuerte por las Variaciones Goldberg de Johann Sebastian Bach, y dentro de ellas la interpretación de Glenn Gould de 1981, aunque hace poco Lang Lang publicó sus Goldberg y también me gustan bastante. En realidad, Bach es una cosa que siempre está ahí cuando no sé a lo que recurrir y siempre tiene algo nuevo que ofrecerme.

También me dio bastante por el J-pop, y dentro de eso por un grupo que se llama ヨルシカ (Yorushika) y su disco だから僕は音楽を辞めた (Dakara Boku wa Ongaku wo Yameta, traducido como “y por eso dejé la música”, más o menos).

Para mí, Siboney es una de las canciones más especiales del disco. También es cierto que la versión de Connie Francis suena en una de mis películas favoritas. ¿Cómo decidiste hacer una versión de la misma para “Os Castigaré”? ¿Cuál es tu historia con esta canción?

Yo conocí esa canción en el Máster de Música Española e Hispanoamericana de la UCM, que cursé ya hace un par de añitos. Tenía una profesora cubana que impartía la asignatura de música iberoamericana del siglo XX, la verdad es que se notaba que le gustaba muchísimo y, claro, si te enseñan con pasión pues aprendes con pasión. Creo que fue ahí cuando me empecé a interesar por la canción española, la copla, las variedades y todo eso. No recuerdo la versión de Siboney que me pusieron en clase, pero luego la que más estuve escuchando fue la de Rita Montaner, y por supuesto la instrumental de Buena Vista Social Club de la que tomo bastantes arreglillos para la mía.

También tocas el bajo en La Claridad, banda que debutó en 2020 con su primer EP. Su sonido popero melancólico poco tiene que ver con el de Marta Movidas. ¿Crees que hay algún vínculo entre ambos proyectos musicales?

Creo que sí, porque al fin y al cabo ambos son proyectos de pop. Es verdad que yo en solitario soy muy frenética y La Clari es todo lo contrario, pero bueno, ninguno de nosotros hace música dodecafónica (al menos de momento), o sea, que las similitudes son muchísimas.

La honestidad de los títulos de las canciones son brutales. Creo que es muy difícil no asociar alguna vivencia personal con cada uno de ellos.

Ya ves, es que al final la mayor parte de seres humanos hemos vivido casi las mismas cosas, o al menos cosas distintas pero que nos han hecho sentir lo mismo. Somos seres más simples de lo que pensamos en situaciones más simples de lo que pensamos.

¿Cómo gestiona sus movidas y la responsabilidad sexo-afectiva una magical girl?

¡Creo que es fácil si ordenas tus prioridades! Mira, yo a lo único a lo que aspiro en esta vida es a crear una red de cuidados y afecto dentro de mi círculo cercano, ser feliz y que las personas a las que quiero lo sean. Todo lo demás (la música incluso) puede llegar a sudármela bastante. Por eso, por ejemplo, tengo mi cuarto hecho un desastre, los estudios regular, podría comer mejor y en mi trabajo de verdad (el que me paga el alquiler) vagueo bastante muchos días. No se puede tener todo, pero el amor en todas sus facetas es lo más importante.

A pesar de tanto disgusto y desamor, creo que hay un poco de esperanza, una especie de broche de superación en los temas, una vez se asume la situación.

Yo he estado mucho tiempo de mi vida planteándome cuál es mi concepto de lo bueno, cuál es mi concepto de lo malo y, una vez definidos, actuar en consecuencia para ser una buena persona. Tengo mucha esperanza por el futuro porque tener la conciencia tranquila es fácil si sabes que haces las cosas bien (o bien de acuerdo a tus principios), ¿sabes? Además, a mí mi madre siempre me dice una frase que la llevo tatuada en lo más profundo de mi ser: “Marta, tu has venido al mundo a ser feliz y a no aguantar mamarrachadas”.

¿Ves algún anime actualmente? ¿Nos recomiendas alguno?

Estoy viendo Shingeki (¡como todo el mundo!) y también poquito a poco Paranoia Agent. No la conocía y tiene muy buena pinta.

¡Avisa cuando pases por Sevilla y tomamos unas cañas!

Pues Sevilla es una ciudad a la que siempre he tenido ganas de ir y nunca he estado, así que gustosísima.


Podéis escuchar su trabajo en Spotify, Apple Music o YouTube.



Entrevista realizada por Daniel Alcaide.
RRSS: @AdoboSound / @danirenton