Labels

Adrenalina Sonora - Sala La Calle (17/10/2019)

by - octubre 18, 2019


Como una de tantas noches llegamos a la sala La Calle, con las expectativas en disfrutar de una noche de baile sin fin de la mano de Émbolo y Tremenda Jauría.

Una vez dentro de la sala esperamos a que comience Émbolo con cerveza en mano. Personalmente iba un poco a ciegas con este primer grupo, que me sorprendió muy gratamente, con una puesta en escena sencilla pero que causó bastante impacto. Como si de un ring se tratase subieron estos animales escénicos con calzones de boxeo, ya se veía venir que iban a repartir un buen gancho de energía. Con una breve sesión de yoga se preparaban para calentar cuerpo y mente, mientras los espectadores observaban impacientes. Sonaron los primeros temas donde los ritmos urbanos imperaban y los impactos de los bajos consiguieron que nos retumbaran hasta las entrañas. Hicieron sonar canciones de su último disco Claraboya del Universo (2019, Poni de Troia) tales como Estufa apagada, Espiritual, Wota, Tonto, Fuego… Una sucesión de temazos con ritmos muy pegadizos que hacía corear fácilmente a los que estábamos allí, con letras muy combativas, irreverentes y frescas.


Una vez terminaran Émbolo nos quedaríamos sedientos de más ritmo y Tremenda Jauría estaban a punto de llegar para saciarnos.

Aprovechamos el descanso para tomar aire antes de enfrentarnos a uno de los directos más salvajes y devorar los temas que nos echen. Nos encontramos con una sala completamente llena de gente dispuesta a darlo todo y entre tanto nos ubicamos en nuestra codiciada primera fila. La puesta en escena cambia, Tremenda Jauría empieza a bramar con Brillando, tema que abre su último y flamante álbum IV (2019, Mauka/Gran Sol), consiguiendo hacer brillar a su vez la sala y un público muy entregado. Su potente energía la contagiaba a todos los presentes, el concierto se iba convirtiendo en una fiesta que celebraba la lucha social de los jóvenes y sonando temas como Tú no eres mi papi, Por todos lados, Goza la trama, Codo a codo, Vamos sobradas, Flow partisano… La gente entregada completamente al baile, no quedaba un alma que pudiera permanecer hierático ante tanta adrenalina sonora.


Akelarre, Esta noche o Con tol deskaro pusieron punto y final a una noche donde el hermanamiento era tangible, un jueves noche que te habrá dado un golpe directo esta mañana al despertarte para ir al trabajo o a la universidad, pero sabes que mereció la pena.




Artículo escrito por Azahara M. Pastor.
Fotografías realizadas por José Antonio Fernández.


RRSS: @AdoboSound / @AzaharaFloyd



You May Also Like

0 comentarios