Labels

Elphomega: Del videoclub al escenario - Crónica (13/09/2019)

by - septiembre 14, 2019


Debo ser sincero: nunca he sido un gran seguidor del rap nacional. Me parecía algo vacío, insulso y que no era para mí. Ni los códigos, ni la estética, ni la actitud. Mi mayor acercamiento fue en los años de instituto, que me gustaba Xhelazz y alguna canción de SFDK. Yo, con la mente cerrada en mis movidas de aquella época, poco abierto a aquello que no me entraba de primeras. Llegué a segundo de carrera y por azares de la vida conocí en Granada a un tipo con quien entablé una gran amistad, X.LAMAMA, por desgracia ya retirado. Él cantaba y yo con mi carrera como DJ arrancando también quise meterme en la producción, así que comenzamos a colaborar. Y él me abrió una nueva visión del rap.

Tenía a Elphomega en el radar desde que me fascinó el Phantom Pop (2011, 230BOA1112), y cuando Rafa del Barrio, quien cubrió fotográficamente la noche, me comentó que venía a Sevilla, no tuve ninguna duda: teníamos que ir. Y gracias a Telegrama pudimos disfrutar de una noche increíble con sonidos locales y el veterano artista malagueño.


Con la apertura de puertas a las 21:30, comenzaron a llegar los primeros asistentes, que se agolparon en la barra y laterales de la sala. Industrias94 no tardaron en salir al escenario para presentar su nuevo EP, Tursio Since Forever (2019, DDNS011), editado por Discos De Nuestra Señora. Esta referencia fraguada con mimo por Polen Ralph Loren y David Clean trae un sonido fresco y onírico, lleno de capas y un autotune finísimo, que fue perfectamente trasladado al directo para abrir la noche. El sonido, mucho más depurado que la anterior referencia en larga duración de Polen Ralph Loren, Tursio Since 1994 (DDNS03), también menos agresivo, y con un gran trabajo vocal de David Clean, sirvió de antesala para Tinatha y SKLT SLKT, o en palabras de este último, Tinatha y su orquesta de animales.

La segunda parte de la noche vino cargada de dembow, ritmos latinos y selváticos, electrónica y rimas duras. Esta dupla lleva proyectándose desde hace más de tres años con el tema con el que abrieron su concierto, Brilla como armadura de armadillo, y que con el éxito que acarrea formar parte de la familia Breaking Bass, estamos teniendo la suerte de poder escuchar más a menudo en los últimos meses. Sonido esotérico que se fusionaba con la agresividad y algo sensual de las letras de Tinatha. Conforme avanzó el show, la sala fue calentándose, cada vez con más gente que tímidamente se acercaba al escenario. Imposible no bailar con sus melodías, e incluso subió al escenario Shaggy, amigo de los artistas, que ofreció un pequeño espectáculo de breakdance. Temas como La Leyenda de Whatever o la última referencia de Tinatha con Breaking Bass, Salitre, producida por Stay P., siguieron caldeando el ambiente hasta culminar con su tema más popular y sonado, Suave, versión de Boasty de Wiley, Stefflon Don, Sean Paul e Idris Elba editada por Kid Cala, para el que SKLT SLKT dejó los platos y los coros para pasar al primer plano y cantar junto a Tinatha.


Poco antes de las 23:00, ya estaba todo preparado para recibir a Elphomega, que ataviado con su característico buckethead, asaltó el escenario con un bombardeo de yes sir que se prodigaron durante todo el concierto. Su espectáculo, presentación del nuevo LP The Freelance (2019, NS007), también dio lugar a repasar alguno de sus temas del Phantom Pop, comenzando con Sacrificio y sin dejar tiempo antes de seguir con Kalkomanía, tema con Akasha Kid, una de las últimas artistas emergentes de la escena urbana, que sin duda supone un ejercicio de introspección con una producción de nebulosas, algo que comparte con casi la totalidad del disco a pesar de no ser un disco conceptual y estar más cerca de la idea de mixtape que de LP. Thumbs up!, colaboración con Swallow X, busca el feedback del público que comienza a interactuar con el artista, que de forma cercana va generando buen rollo en una Sala X que se ha llenado en algún momento de la noche, sin que nos diéramos cuenta por el gran show que se nos ofrecía. Desenfocao, Caserita, Yogur con pedacitos… se fueron sucediendo entre otras, que dieron paso a Hombre en el hielo, Nitelites y Siempre vacaciones, de su anterior referencia auto-editada Nebulosa (2016, navajasuiza 005) y, evocando a un eterno verano bucólico, se acercó al público, agachándose y quitándose su sombrero de pescador. Prácticamente, cantó al oído a la primera fila de asistentes. Repartió amor y cariño entre el público, buscando enamorar entre el sample de Wonderwall de Oasis. Y sin duda lo consiguió.


Tras este íntimo momento, volvió al Phantom Pop con Sol de Sábado, lluvia de Domingo y después Más que humano, su epopeya súper-súper entre doctores, Manhattan y Extraño, y se atreve a marcarse unos bailes entre el coleo de la canción y el comienzo de Zihuatanejo, que baja el ritmo del concierto antes de encarar la recta final. Y es que con el siguiente tema se mete a todo el público en el bolsillo, él o su doble, con la cronenbergiana Doppelgänger, producción electro que daría pie a su siguiente tema, también festejado por el público: Sigo igual, remix de Nightcall de Kavinsky, canción con la que tengo una conexión especial, aunque ya hablaremos en otra ocasión de mi relación con la película Drive (Nicolas Winding Refn, 2011), de la que es banda sonora. Compartiendo melodía, vino Stardust, colaboración con Shabu. Conforme avanza la canción, los botones de la camisa van deshaciéndose, para terminar bajando del escenario a pecho descubierto y cantar con el público, cerrando el concierto con una dedicatoria al recientemente difunto Camilo Sesto y un bis con instrumental en directo. No solo hay que destacar la labor de Doc Diamond durante este final en el que su trabajo con el ritmo es especialmente destacable, si no toda su función como escudero y apoyo, indispensable con sus scratches en directo, para general el aura necesaria en este tipo de eventos.

Tras el concierto, Elphomega ha pasado a ser uno de mis artistas indispensables para ver en directo. El humor, buen rollo y habilidad para desenvolverse en el escenario, y sus increíbles habilidades bailando, lo ensalzan como una de las figuras destacadas de un panorama que parece destinado a desaparecer, pero en el que él ha sido capaz de desenvolverse, evolucionar y desarrollar un estilo propio sin traicionar a sus referencias y el mensaje contundente de sus letras, relacionándose con las nuevas generaciones y bebiendo de sus influencias. Y espero que sea así por muchos años más.



Artículo por Daniel Alcaide. 
Fotografías por Rafael Del Barrio.

RRSS: @AdoboSound / @RentonOnTheRun / @wolfgang_regard

You May Also Like

0 comentarios