Labels

Un año más, homilía en la Hollander - Crónica (30/03/2019)

by - abril 06, 2019


Otro año más, otra homilía obligatoria. Ya es nuestra tercera vez viendo a El Altar Del Holocausto en la Sala Hollander donde nos hacen sentir como en casa. Hemos podido ver crecer a estos chicos desde la primera vez que los vimos, compartiendo cartel con otros grupos, y cómo han conseguido atraer a más gente cada vez que pasaba por nuestra santa ciudad.

Cómo es de esperar y ya habíamos visto otras veces, consiguen, mediante una muy lograda escenografía, ir creando el ambiente apropiado para el concierto. Mientras los espectadores nos reuníamos frente al escenario, iba creciendo la sensación de expectación que precede a esta tormenta divina que íbamos a presenciar.

En esta gira, presentaban su último disco – I T –, comenzaban al grito de “¡HERMANOS!”, que junto a su ya conocido uniforme de penitentes, nos consiguen transmitir la sensación de estar ante algo único e irrepetible, una experiencia sagrada, que unen los sonidos más infernales con las notas más divinas.


Para esta gira contábamos con un componente más, lo que le daría más fuerza al sonido del grupo, pero que conseguía sonar con perfecta armonía estruendosa. Sonidos divinos que nos transportaban a una misa de domingo, pero en este caso estábamos en el templo del punk, que aún se regocijaba en los pecados de la anterior noche. Destacar así, los ya recurrentes samples con versículos recitados de la Biblia, que desde aquí conseguían erizarnos la piel, para después ser interrumpidos por unos sonidos brutales que conseguían hacernos llegar al clímax.

Algo de verdadera mención, unido a todo lo anterior comentado, es la gran presencia que tienen en el escenario, el respeto que se respiraba y el silencio sepulcral que inundaba la sala para no perdernos nada de estos chicos que conseguían mantener a un público entregado hasta el último momento.
Se iba cerrando el concierto poco a poco hasta el momento biblíco que se vivió, como si de Moisés se tratara, uno de los componentes hizo señal para que el público se dividiera en dos, y dejar un enorme pasillo que recibiría al sagrado pogo.

Sin más dilación, terminaron las canciones, no sin antes recibir un último y sagrado bis que nos ayudaría para limpiar todos nuestros pecados.



Muchas gracias desde Adobo Sound por el apoyo que hemos recibido de este grupo, así como la acogida que han tenido de nuestra revista y la cual pudo ser bendecida por los mismos. Esperamos volver a veros pronto en Sevilla para asistir a otra de estas homilías.



Artículo por Azahara María Pastor. 
Fotografías por José Antonio Fernández.
RRSS: @AzaharaFloyd

You May Also Like

0 comentarios