Labels

Pogo y punk en el templo - Crónica (29/03/2019)

by - abril 05, 2019



Una noche más nos vamos de concierto para vivir una experiencia atronadora, donde el pogo y el punk se reúnen en el templo sevillano, la sala Hollander.

Empezaría el YFLA con Ruido Bruto, tres tíos, una sala abarrotada y hardcore punk bien rabioso.
Un sonido duro, muchas influencias a cuestas desde el Street Punk al Thrash Metal, pasando por el Hardcore. Canciones que podemos encontrar en su “Maketa 2016” pudimos oírlas en directo y solo podemos decir que queremos más y más. Ritmos rápidos, voces rotas, guitarra y bajo machacones para aplastar tu cabeza contra el suelo, una batería magna que dejan tus huesos hechos polvo, esos son Ruido Bruto.


Tras un descanso, volveríamos a la sala al grito de un chaval de la organización diciendo que ya empezaban.

Empezarían DOCTRINA, un grupo de punk melódico proveniente de Sevilla y Jerez. Sería lo más calmado de la noche, dándonos un descanso de los pogos que falta nos hacía aunque alguno pedía más velocidad a esas cuerdas. Este grupo nos transportó a un sonido distinto y de otra época.


Volveríamos a ver a YUGO, uno de los grupos que pudimos disfrutar anteriormente en el Andalucía Über Alles de Enero y que hemos escrito por aquí. Hemos visto como en unos meses han evolucionado a un gran nivel, teniendo un buen sonido, cada vez más compactos y más duros. Sigue fascinándonos la presencia que muestran en el escenario y como hacen suyo el público. Entre temas propios y versiones se marcaron un gran concierto, en el que vimos cómo la gente gozaba, los pogos no pararon en ningún momento y la locura se desataba cada segundo que pasaba.
Queremos dar la enhorabuena a YUGO y esperamos volver a verlos pronto. Grupo recomendadísimo para que vayáis a verlos.


Otro descanso para tomar una cerveza y una Burger vegana, y vuelta al lío.

Latigazo Cervical, con algunos miembros de YUGO, tomarían las armas y empezarían a cosernos a base de bombazos. Hardcore a base de mala leche, concierto duro de estos chavales para no romper la línea de la noche. Un bajo bien marcado, la batería potente y el guitarra cargado de distorsión conseguirían subir las revoluciones del público aún más. Más carburante al depósito es lo que le echaron y prueba de ello fue como alguno del público se subía al escenario para luego tirarse. El caos se formó, incluso pudimos ver como el cantante de YUGO volvía a subirse para cantar una de las versiones que Latigazo Cervical se marcó y acto seguido tirarse en plancha a la gente.
Un bolo muy loco y que fue como ellos mismos se denominan, un latigazo.


Continuarían con este festivalazo YHD, sonido Lo-Fi, oscuro, tanto como sus pasamontañas. Teníamos muchas ganas de oír su “terrorismo sonoro” y no defraudaron. A base de punk/post-punk lidiaron con un duro público que pedían ritmos rápidos y pogo, pero ante ello seguían impasibles, hieráticos. Los vasos de plástico volaban (como a lo largo de todo el concierto). También nos dejaron sorprendidos por el uso del saxofón y la manera en la que seguían sacando los sonidos del averno más profundo. Su repertorio iba aumentando en velocidad y la gente se iba moviendo a través de estas melodías siniestras sacadas de una peli de serie B donde la carnaza es el plato principal.


Tras un breve descanso, era el turno de las VULVASSUR. Grupo formado íntegramente por chicas con un punk acelerado y radical. Pudimos ver como la sala volvió a petarse después de esa pausa y desde el primer rasgueo de guitarra ya tenían a la gente con ellas. Eran dinamita en el escenario e hicieron explotar la Hollander, pogos duros, la gente entregada y pudimos ver como cantaban algunas canciones entre empujón y empujón. Sin respiro entre los temas hacían que la pista fuese una olla a presión, cada vez más gente se unía al pogo, música estridente, sin complejos, con letras que harían vomitar a una monja en su hábito.


Tras ellas vendrían los Sex Fuhrers, pero aquí tuvimos que marcharnos, ya sin batería en la cámara y en el cuerpo tuvimos que dejar el lugar. Nos quedamos con las ganas de ver al último grupo y estaremos vigilantes del próximo bolo que den para poder recogerlos aquí. Si queréis oírlos os dejamos el enlace de su bandcamp, un grupazo de punk con rollazo de los ’80 que es muy recomendable darles una escucha.

También queremos darles las gracias al Youth Fun Liberation Army por la organización de este festival, muchos grupazos y muy buen rollo. No podemos decir más, solo agradecer que se sigan haciendo cosas distintas en Sevilla.




Artículo y fotografías por José Antonio Fernández

You May Also Like

0 comentarios