Labels

Pijus Magnificus In The Night - Crónica (17/04/2019)

by - abril 18, 2019



Miércoles Santo, Sevilla es la dualidad del ser humano. Todos sabemos los motivos, quienes buscamos algo distinto a lo tradicional nos aferramos a la escena y encontramos una pequeña resistencia por lo que nos acercamos a la Sala La Calle donde presenciaríamos una gran dosis de garage, bubblegum pop, punk y boleros.

Los primeros en comenzar serían La Noche donde encontraríamos al incansable Paco Campano ante otro nuevo proyecto junto a Carolina Cebrino y Ernesto Ojeda. Sintetizadores, batería y una guitarra cargada de distorsión sería la propuesta de este nuevo grupo que emana un rock oscuro, bastante sucio y que juega con el acople para dar más cuerpo al tema. 


La Noche es el camino que haces por un túnel y al fondo ves la luz y las sombras de tres tipos jodidos, La Noche es la incertidumbre de qué te va a pasar si cruzas su camino, La Noche es el miedo y la suciedad más recóndita de las calles.

Después de este grupo tocarían Ramona, la antítesis de La Noche. Garage, bubblegum y punk es lo que encontraríamos y lo que recibiríamos de ellos. Fuimos preparados y oímos su trabajo en bandcamp, encontramos un directo cargado de energía, subiendo revoluciones por cada tema que tocaban y moviendo al público que cada vez pedía más. Un sonido muy bueno y bastante old school hacía que el grupo luciese aún más, temas con gancho y que hacían corear algunas personas estribillos.


Turno para Not Yetis, venían desde el otro lado del charco para proporcionarnos una dosis más de garage. Cinco personas a cargo de mantener candente al público después de unos fantásticos Ramona. Con un sonido espléndido, la complicidad que se percibía en el escenario hizo de su concierto una genialidad. Músicos profesionales, saben de qué van el juego y con su instrumental y las voces tan bien integradas hacen que se potencie aún más lo que tienen grabado y es que venir desde los Estados Unidos hace que la gente se entregue aún más, ya no solo por la distancia, también factores como el esfuerzo y la inversión que estas personas han llevado a cabo para que su música pueda ser disfrutada en esta parte del mundo.

Una joya en forma de concierto que nos hemos llevado y que hemos podido disfrutar en nuestra ciudad.


El último grupo en tocar sería La BIG Rabia con una novedad al frente y es que lo harían en formato de trío. En sus filas se incorporaría el BIG Martín Benavides dotando a la banda con más fuerza por la multitud de instrumentos y juegos sonoros que haría.

Era la cuarta vez que vería a La BIG Rabia y aún sigo sin asimilar ninguna de las veces que los he visto, ¿por qué? Fácil, son extraordinarios. Su gran sonido, la voz de Sebastián y su forma de tocar la guitarra, la magia de Iván al tocar la batería y ahora con Martín creando ambientales, tocando los teclados o dotando de líneas de bajo algunas canciones , además de destacar el uso del theremín, consiguieron maravillarme una vez más, que seguramente lo seguirán haciendo con cada concierto que hagan, pero lo de ayer era brujería.


Mi Compromiso, Será Mejor, Dime, Vete Ya fueron algunos temas que sonaron escandalosamente bien, la sensación de concierto íntimo, las notas ricas en matices y las letras tan cargadas de sentimiento producen debilidad y nos obliga a repetir para verlos.

Eternas gracias a la gente que organizó el evento por dar alternativas en una semana que es difícil sacar planes diferentes de la tradición y tan marcada en esta ciudad.



Artículo y fotografías por José Antonio Fernández.

RRSS: @AdoboSound

You May Also Like

0 comentarios